Daddy

Daddy

Relatos porno gay porno azotes

relatos porno gay porno azotes

8 Ene Aquí relato como fue mi primer castigo: que la sujetaran, se quito el cinturón la acosto en sus rodillas, abrio sus piernas y le aplicó 20 azotes. 21 Ago Relatos Porno | Relatos Eróticos: Comunidad de Historias de sexo gratis . Los azotes empezaron a caer sobre su dolorido culo, no llevaría ni. relatos eroticos sexuales y relatos porno xxx Para Desgracia de mi Culito, Miles de relatos, historias, cuentos y aventuras eroticas sexuales porno eroticos. Chantaje. Humillación 8 Ene Aquí relato como fue mi primer castigo: que la sujetaran, se quito el cinturón la acosto en sus rodillas, abrio sus piernas y le aplicó 20 azotes. Primero le ha dado unos azotes en ese culo blanco y grande que tiene, y después le ha metido la polla hasta el fondo de una forma más que brutal. 4 Ago Relatos Porno | Relatos Eróticos: Comunidad de Historias de sexo gratis En medio del Salón de Castigo está el Banco de Azotar, construido.

Relatos porno gay porno azotes -

Evelin miraba como le había quedado el culo a la Sra. Al dia siguente mi tio consideró que era una cosa injusta que mi hermana ya no fuera virgen porno gay amigos gay escort benidorm yo si. Yo fui la encargada de cocinar y servir la cena, mi atuendo consistio en un liston elastico que pasaba por mis piernas dejando al descubierto mi sexo, cubria una pequeña parte de mi cintura a modo de cinturón y apretaba mis senos juntandolos y exhibiendolos pues solo lo pasaron por debajo y a los lados de ellos. A esas horas estaba sola en la oficina, se la podía observar ver como se acariciaba el culo por encima de sus braguitas, de tanto en tanto una leve caricia mitigaba sus molestias, pues bajo sus bragas blancas había unas aureolas grandes moradas, la huella que el Paddle había dejado en su trasero, lo cierto era que al contemplarse en el espejo se las había visto ella, tenía una aureola grande en el centro de cada una de sus nalgas. Tras ella una mujer claramente mayor pero con su misma forma de vestir, que le daba un aire de jovencita. AL terminar me advirtió que debia estar en el cuarto una hora, si gritaba o lloraba el castigo se repetiria todos los dias hasta que terminara por perderle miedo a las abejas. relatos porno gay porno azotes